jueves, 7 de mayo de 2015

Los Crystal de Nars o Light reflecting setting pressed powder


Poco o mucho hay que decir de estos polvos tan famosísimos que tiene la firma Nars. Desde que lo ví a maquilladoras que trabajan con él,  me quede prendada sobre todo por la capacidad de sellar la base de maquillaje ya sea fluida o compacta y correctores sin alterar el tono del fondo de piel, sin blanquear, y que para fotografía son ideales porque no blanquean allá donde lo pongas. No dan color, son totalmente translucidos con ligeros reflejos de nacar que son los encargados de reflectar la luz para que fotografíen de una manera natural.

No sobrecargan la piel y es un polvo finísimo, tanto que con el dedo apenas puedes apreciar el producto.

En el momento de aplicarlos encuentro que dependiendo de la brocha que uses lo noto más o menos. Si cojo producto con una brocha de pelo algo más suelto como la powder de Bobbi Brown por ejemplo, no noto el producto, no veo que deposite nada, es como si no cogiera nada. Si uso una brocha de pelo sintético y tupida entonces es cuando veo que coje producto y lo deposita en la piel. Es extraño porque he visto que muchas maquilladoras de Nars usan las brochas de la firma para aplicar este polvo, y sin problema y esas brochas son de pelo natural y suelto. Pero si que deben insistir en coger bien con la brocha.

Como viene acompañado de una borla rectangular, ideal para este uso, es otra alternativa para garantizar que estas poniendo producto porque ya os digo que dependiendo de la brocha parece que no estás poniendo nada.



Lo que más me llamo la atención es la forma compacta que tiene, no es ni por asomo similar al resto de los polvos compactos que he conocido hasta ahora. Parece un trozo de corcho, como si fuera plástico y es que hasta los bordes ves que es raro. Lo primero que pensé es que estaba seco pero me puse a indagar y a mirar fotos en internet y es que el polvo es así. Tan prensado que cuando le metes la brocha no levanta ni un miligramo de producto, nada pero nada polvoriento ; ya os digo :  un trozo de corcho.

Os enseño fotos de como viene en su presentación que es otra cosa que me ha gustado bastante. Funda negra suave al tacto y protegida  con una gomilla para que se cierre bien. Dentro trae un bolsillo  con la borla y en otro la polvera.


El detalle de los bordes como separado del packaging


 otro punto es que al ser blancos y meter brocha por segunda vez, se mancha con facilidad de maquillaje. y es que limpiarlos cuesta tela..




Para finalizar solo decir que me alegro mucho de haberlos comprado, aunque cueste lo suyo, pero es justo lo que necesitaba. Sella la base muy bien y ya sea líquida como en crema, no es que aguanten todo el día pero sí una jornada bastante buena, al menos en mí, fija la base sin dar color, el acabado aterciopelado que deja es divino, y siempre los puedo meter en el bolso para los retoques necesarios, cosa que con otros polvos no podía porque al final terminaba con una plasta en la cara de tanta capa.