domingo, 18 de septiembre de 2011

Organizar los cosméticos y no morir en el intento

Bueno este es un tema que a mí particularmente me llama mucho la atención puesto que soy muy variable y siempre ando cambiando las cosas de sitio, si tiene lugar. Puedo cambiar, pero siempre conservo las distribuciones, es decir, siempre conservo la idea o la forma de organizar las cosas según su función o especialidad, en este caso.

Si cambio los productos del mueble del baño, siempre lo ordeno según la especialidad, cara, cuerpo, baño, limpieza... aunque cambie de cajón o de estante.
y en caso de los cosméticos, pues igual pero conservando la distribución. Que mejor distribución u organización podríamos hacer si no tenemos espacio para poner ese tocador que tanto nos gusta, o esa mesita que no cabe por que no tenemos espacio  suficiente, y no todos tenemos un cuarto para poder poner todo nuestro arsenal de potis. Solo necesitamos un rinconcito para poder poner una mesita o un estante  y unos cestitos, o cajones. Lo más práctico, que he ido viendo a lo largo de mi experiencia, es poner los productos según su función. Rostro, ojos, color, contorno e iluminación, y labios.
Os revelo, por si no os habéis dado cuenta, que mi tocador no es más que un escritorio de Ikea y que lo tengo en una habitación de la planta de abajo de la casa, ya que en mi dormitorio, a pesar de que es enorme, la disposición de ciertas instalaciones no me permite poner un tocador en condiciones y por otros motivos como que mi chorvo trabaja de tarde y yo madrugo, con lo cual no me permite poder arreglarme a mis anchas, porque el señor duerme.

Esta es mi organización que siempre conservo aunque cambie de cajones o cestos o lugares.

Lo que primero tengo a mano, son los productos para el fondo de piel

Todo para el rostro y fondo de piel. Prebases, correctores y bases de maquille ya sea líquidas o en polvo. La cuestión es tenerlo todo a mano y que no tengamos esa prebase al fondo de un cajón y de no verla no la usamos. ( esto me ha pasado a mí, con una de las prebases que me gusta mucho, pero al tenerla en un cajoncito me he dado cuenta que apenas la he usado). Y no tener las bases por un lado, los polvos por otro y los correctores por otro. Desde mi punto de vista, de esta forma, ahorras espacio, si no tienes mucho claro está.

lo siguiente que coloco por oden y muy a mano de los productos anteriores son los preparadores de color, los coloretes, polvos de sol, polvos bronceadores e iluminadores, así de una mano vemos todo aquello para darle color al rostro y las correcciones de color.

Preparación de ojos, tanto sombras en crema, prebases, delineadores, sombras bases, pestañas, rizadores, y sombras sueltas las tengo en la balda extraíble del tocador, en dos cajoncitos que me permiten tenerlo todo a la vista. Siempre lo tengo todo junto, y me encantaría buscar la forma de ponerlo junto con las paletas de sombras, para que esté todo junto, pero es imposible ya que las paletas ocupan su propio espacio.







Conservo todas mis paletas de sombras en un cestito, a primera vista encima del tocador, solo las paletas de sombras, ya que las paletas de coloretes están en el cajón o cesto justo con el resto de sus hermanos, así me aseguro de utilizarlo todo y no se quede ninguno sin uso.



Los labiales y glosses todo a la vista, para tenerlos muy a mano, los labiales en bolsitas transparentes para poder verlas a primera vista  y no volverme loca buscansdola, aunque existen organizadores muy chulos para estos productos y que van en cajón.



detalle de como lo tengo recogido a modo de idea. Si podéis ver aquí tengo también sombras en crema y las máscaras de pestañas que, por falta de espacio, no los tengo junto con los preparadores de ojos. Pero la idea es tenerlo todo según las zonas a maquillar. Es mucho más cómodo.


La organización de las brochas también es importante, al menos para mí. Las organizo según su función o la función que yo les doy. Para aplicar sombras por un lado, las de difuminar por otro, y las que uso para procuctos cremosos y de definición por otro. Y a parte en otros envases, botes, cestos, etc.. las de cara que también las separo según su función: para aplicar bases, para polvos y coloretes. No pongo una con la que me aplico el colorete junto con la que me aplico la base o productos cremosos.


 

Las esponjas y las kabukis las tengo, para dar idea, en dos cajoncitos de un organizador, de ventas en artículos de oficina. así no me cogen polvo, y las tengo al alcance. 
Y las cremas, mascarillas y limpiadoras en un cesto, que le cogí la idea a una bloguera y me gustó tanto que la he copiado, ya que me parece muy útil tenerlo todo a mano y me resulta coqueto. os dejo aquí su enlace porque muestra unas cestas la mar de monas, Integral Woman


Los perfumes. No olvidemos que los perfumes son importantes en el tocador ya que a la hora de terminar de maquillarnos, normalmente lo último que hacemos es rociarnos de nuestro perfume y si lo tenemos en el baño, posiblemente tengamos que darnos unos paseos por la casa para ir a buscarlos o se nos olvide con las prisas.




Las lacas de uñas o esmaltes, todos juntos. Personalmente no los tengo muy a mano, ya que no estoy todos los días pintandome las uñas, pero sí lo tengo en un estante en lo alto del tocador.


Todo lo tengo encima y  al lado de lo que es la mesa del tocador, ya sea sentada o de pie, me resulta cómodo y muy práctico maquillarme cada día teniendo todo a mano. No tengo que desplazarme ni levantarme para coger algo.

Son entradas que a mí me aportan y espero que resulte útil a las demás.

Marina:)